5 recomendaciones para que los excesos de Semana Santa no afecten a tu dieta

| Publicado por | Categorías: Servicios

5 recomendaciones para que los excesos de Semana Santa no afecten a tu dieta

Seguramente en estas vacaciones de Semana Santa hayas cometido algunos excesos con la comida.Te contamos algunas cosas que puedes hacer para que tu dieta no se vea afectada.

5 Consejos para una compensación eficaz de excesos

  • Planifica tus comidas: Son días para desconectar y disfrutar. Pero no es sinónimo de despilfarro. Siempre podemos ponernos límites. Si comes algún día fuera, de invitado en alguna casa, o tienes alguna comida especial, nuestro consejo es que la disfrutes y la saborees como te mereces. Trata de comer con medida, finalmente ya sabes que tamaño de porciones te corresponden. Si otros días comes o haces las cenas en casa, planifica un menú. Haz previamente la compra y llena tu carro de verduras, frutas, proteínas magras e hidratos como pan, pasta o arroz. Y si te animas a probarlo integral, ¡un extra! ya que te saciará más. Planifica platos sanos y ligeros que lleven todos los grupos de alimentos. Si ya lo tienes en la cabeza, te costará menos prepararlo. Piensa que así, estás disfrutando y compensando a la vez. “Me paso en una comida, lo compenso en la cena”. Esa es la clave. Obtendrás mejores resultados después de Semana Santa  y te costará menos volver a tu rutina alimentaria.
  • No te saltes ninguna comida: No olvides hacer las 5 comidas al día. Tu glucosa en sangre se mantendrá más estable y no sentirás ganas de picar entre horas. Además, mantendrás activo  tu metabolismo a lo largo del día. Come más veces y menos cantidad. Si te levantas tarde y no pasan más de 3-4 horas sin comer desde el desayuno hasta la comida, puedes obviar la media mañana.
  • Aligera las cenas y apuesta por aperitivos sanos: Si no te apetece cocinar, puedes hacer platos sencillos con verduras (puedes encontrar en nuestro blog ideas de cenas ligeras),  segundos proteicos magros bien especiados y sazonados a la plancha o al horno, pan, patata asada y lácteo o fruta, como postre. Si prefieres un plato único, prepárate por ejemplo una buena ensalada. Serán tus aliados para conseguir la idea de “cena o aperitivo ligero”.
  • Hidrátate bien: Tras una comida pesada necesitamos “deshincharnos”. Qué mejor manera que con agua, infusiones o zumos de frutas naturales. Intenta llegar a un mínimo de 2l, siendo tu principal fuente de líquido el agua. Te mantendrá saciado, hidratado. Además te proporcionará un chute de vitaminas y minerales.
  • ¡Muévete!: Descansar no implica no moverse. Aprovecha tu tiempo libre para pasear, hacer senderismo por el campo, el monte, o la playa. Si eres más arriesgado apúntate a algún deporte de riesgo. Mantendrás a raya tus calorías y segregarás serotonina, la llamada “hormona de la felicidad”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies